La felicidad no se alcanza, se des-cubre

Uno de los anhelos más grandes que tenemos las personas es la felicidad. ¡Lógico!

Sin embargo, lo más habitual es cruzarnos con personas ancladas mas bien en la insatisfacción. En el mejor de los casos te cuentan que la felicidad son momentos. ¿Te suena?

Pero ¿eso es la felicidad? ¿Qué sentido tiene desear algo insostenible en el tiempo, algo que podemos perder si las circunstancias cambian? Siempre he pensado que todos no podíamos estar equivocados, y si este anhelo es tan generalizado es porque debe de existir más allá de esas momentáneas sensaciones de bienestar o euforia, y tiene que poder sostenerse aun en las circunstancias más adversas.

Entonces ¿por qué no sé consigue? Y creo que la clave está, precisamente en el concepto de conseguir (“lograr, “alcanzar”). Estos son conceptos que implican que ese algo que se quiere alcanzar está fuera de nosotros, como una cima de una montaña que debemos conquistar (llámalo trabajo de tus sueños, llámalo casarte…).

La felicidad verdadera no está fuera, sino que la causa de no experimentarla radica en nuestras resistencias mentales, que actúan como velos que recubren ese estado de plenitud y que tenemos que dejar caer. ¿Cómo? Mediante el camino del autoconocimiento, incorporando a nuestra manera de vivir esa nueva mirada que pone el foco en nosotros, y no tanto en lo que ocurre fuera ni en las personas con quienes nos relacionamos (que, ¡ojo!, pueden aportarnos mucha información sobre nosotros mismos).

Esto implica dejar de tomarnos tan en serio, cuestionar todas nuestras certezas y creencias, e incorporar una mirada más panorámica y crítica a nuestra vida. El camino, desde luego, no es fácil, no te voy a engañar: deshacer nuestro ego, armadura, personaje, o como quieras llamarlo, a ratos duele. Pero si confías y te entregas a la aventura, al cabo de un tiempo empezarás a observar transformaciones dentro y fuera de ti. Empezarás a sentir la felicidad como un estado en el que puedes expresar de manera coherente quién eres tú, en esencia. Solo has de des-cubrirlo. ¡Sólo has de des-cubrirte!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s