Blog

¿Qué es la Escritura Terapéutica?

La escritura es un hábito muy extendido hoy en día. Quién más o quién menos, dedica un pequeño ratito al día a escribir. Y cuando digo a escribir no me refiero a ficción, ni a un diario. Me refiero a un mensaje de texto, la lista de la compra, o un post-it en el ordenador. Posiblemente estemos en la época de la historia en la que más se lea y se escriba a nivel global. Las redes sociales y la tecnología han contribuido enormemente a ello, y la palabra escrita ha venido a sustituir a la palabra hablada en gran medida en la comunicación entre las personas.

Dicho esto, quizás te preguntes en qué consiste, entonces, la escritura terapéutica.

Características principales

Te explicaré algunas características de este tipo de escritura:

  • Es un estilo de escritura personal, es decir, es de mí, por mí y para mí.
  • Es un tipo de escritura no estructurada: no tiene normas sintácticas, ni ortográficas, ni de puntuación, ni ha de tener una extensión mínima; no importa la voz que utilices al escribir, ni que saltes de una a otra; tampoco se ha de practicar en un tiempo establecido.
  • Está más relacionada con el proceso que con el resultado: que sea terapéutico no significa que sane por sí misma, aunque contribuye muchísimo a diversos procesos de comprensión y sanación.
  • Es una forma de autocuidado, ya que nos permite estar atendiéndonos a nosotr@s mism@s durante todo el tiempo que estamos escribiendo.
  • Favorece procesos de autoconocimiento y autoindagación.
  • Favorece procesos internos de pacificación.

Tiene multitud de beneficios: desde desahogar emociones, hasta identificar necesidades y recursos personales, pasando por los beneficios relacionados con la ordenación de ideas o con la elaboración de duelos. Es una manera segura de conectar con nuestra emocionalidad y nuestro mundo interno y permite todo el simbolismo y la creatividad que queramos aportarle.

¿De qué manera la puedes utilizar? 

Te pondré algunos ejemplos:

  • Cartas a nosotr@s mism@s para contarnos cómo estamos, echarnos la bronca, felicitarnos, pedirnos perdón…
  • Cartas a otras personas para reprocharles, agradecerles, declararles nuestro amor, despedirnos…
  • Frases o mantras para anclar e integrar comprensiones que nos ayuden a afrontar cambios personales.
  • Relatos cortos de ficción donde inventar alternativas a problemas que tenemos, y personajes con cualidades que necesitamos reconocer, comprender…

Éstos solo son algunos ejemplos, pero ¡ofrece infinitas posibilidades!

Otra de las ventajas de la escritura es que es una herramienta muy accesible, lúdica e inofensiva, motivo por el cual es totalmente compatible con otros procesos terapéuticos, y podemos utilizarla nosotr@s mism@s de manera intuitiva cuando nos apetezca escribir.

Tanto si escribes como si no, ¡te animo a experimentar con ello! Pincha aquí para consultar mis servicios. Y, por supuesto puedes inscribirte al blog, y así recibirás en tu correo electrónico notificación de los nuevos artículos. ¡Gracias!